Reset Password

Your search results

¿Cómo fondear correctamente?

7 Noviembre, 2016

En Alquilerdebarco.com queremos que la experiencia náutica de nuestros clientes sea perfecta, para ello vamos a tratar un tema muy importante a la hora de navegar: cómo fondear nuestra embarcación. Se calcula que una embarcación de recreo pasa el 60% del tiempo fondeada, mientras se disfruta de un baño en alta mar o de la tranquilidad de una cala desde el barco.

Antes de fondear

En primer lugar, antes de realizar la maniobra de fondeo y soltar el ancla hay que tener en cuenta muchos factores como el tipo de fondo, la longitud de la cadena, el modelo de nuestra ancla, las condiciones meteorológicas, las corrientes del lugar o la normativa al respecto. Queda además necesario el conocimiento de dos conceptos náuticos, cuales el borneo y el garreo.

El primero, es el movimiento circular formado por un barco alrededor de la posición de fondeo. En esta situación, el ancla será el centro de este círculo y la longitud de la cadena será el radio. El segundo, es provocado por una condición inadecuada del fondo, impidiendo pues el agarre del ancla. Algunas de las condiciones que provocan el garreo pueden ser la elevada velocidad del viento o de la corriente, la insuficiente longitud de la cadena o el deslice del ancla.

Si tuviéramos que encontrarnos en una situación de garreo, podremos largar más la cadena y mantenernos en posición estable. Es muy importante, pero, mantener constancia en todo momento ya que las condiciones meteorológicas podrían endurecerse.

Por estas razones, es necesario tener en cuenta aspectos importantes como el agarre del fondo, el borneo de nuestro barco o las condiciones meteorológicas antes de fondear para evitar que se arrastre el ancla y cambie la posición de nuestra embarcación.

Cómo elegir el fondeader

Muy útiles para distinguir en qué tipo de fondo estamos pueden ser las cartas náuticas. De esta manera, sabremos si estamos en un fondo de área (A), fango (F), – y los más peligrosos e inadecuados en cuanto al agarre del ancla – piedra (P) y roca (R). También es recomendable para la elección del fondo poner en funcionamiento el molinete, si la embarcación está dotada de él, y comprobar que vira y libra correctamente.

Otro aspecto que el navegante debe tener en cuenta es la limitación de fondeo de una zona – por ejemplo si hay parques naturales – estipulada por las autoridades portuarias competentes.

Antes de fondear, habrá que comprobar que la cadena esté libre para comenzar a largar el ancla y una vez largada, llevar una ligera arrancada para tender la cadena en el fondo (si el barco no se detiene, habrá que subir de nuevo el ancla y repetir la maniobra). Siendo estables las condiciones meteorológicas, necesitaremos una longitud de cadena igual al triple de la sonda del lugar, es decir se largará 3 veces la profundidad al fondo o sonda. Si las condiciones tuvieran que empeorar, se largará 5 o 6 veces. No obstante, en este último caso la mejor opción es levar ancla y capear el temporal.

Si vamos a fondear

Finalmente, si el fondo del mar es tenedero – es decir, si el ancla se posa y se agarra correctamente –

puede fondear nuestra embarcación. Antes de largar la cadena de nuestra ancla, es aconsejable atar un cabo con una pequeña boya a ella, de esta forma si se tuviera que romper la cadena y consecuentemente se tuviera que perder el ancla, se podría recuperar fácilmente

Una vez escogido el lugar de fondeo y una vez nos hayamos asegurado de que todas las condiciones son adecuadas para fondear correctamente, lo mejor para avanzar es anclar el ancla a flor de agua, es decir que roce el agua con la parte inferior para que así entre en el agua completamente vertical.

Es oportuno no olvidar el reglamento náutico y su lenguaje. Si estás fondeando durante el día, tendrás que indicar tu estado con la esfera negra situada en la proa del barco. En cambio, si es de noche, tendrás que encender una luz blanca.

No olvides también que mientras haya el barco fondeando siempre debe haber alguien vigilando ya que puede que la embarcación se garree por las corrientes o que el ancla no se haya agarrado correctamente. Podría pasar que el barco aborde a otras embarcaciones a su alrededor o que se aproxime peligrosamente a la orilla o a alguna roca cercana.

Si vamos a levar el ancla

A la hora de levar el ancla, es decir meter el ancla a bordo, deberemos asegurarnos de que nuestra embarcación no tenga el ancla hacia la popa o bien atravesada. Si así fuera, actuaremos para gobernar sobre el ancla, ayudándonos con el motor y el timón de nuestro barco para que el ancla se sitúe verticalmente en proa. Levando cadena hasta que iguale el fondo, la tensión en el molinete de nuestro barco será máxima para zarpar – es decir despegar el ancla del fondo – y seguir levando cadena hasta recogerla.

Cuando el ancla esté saliendo del agua deberemos disminuir la velocidad de avance para evitar golpes y podremos comprobar si está “arriba y clara”, libre de enredos, o si por lo contrario está encepada, pues enredada con la cadena. Una vez tengamos el ancla a bordo trataremos de asegurarla y bloquearla.

Desde Alquilerdebarco.com esperamos que este artículo sobre cómo fondear correctamente haya sido de utilidad y… ¡nos vemos a bordo!

Deja una Respuesta

Your email address will not be published.