Reset Password

Your search results

Barco a Motor o a Vela

4 Enero, 2017

Para todos aquellos navegantes amantes del mar, que estén pensando adquirir una embarcación y que seguramente estén entre la indecisión de si barco a motor o a vela, desde AlquilerdeBarco.com entendemos que este es un tema de elevada importancia y, para ello, queremos facilitaros la comparación, con sus diferencias y sus ventajas. En cualquier caso, el primer paso es tener muy claro que se trata de una elección extremadamente difícil.

Seguramente habréis oído de casos de armadores que han transcurrido gran parte de su vida marítima navegando en veleros y posteriormente haber pasado a barcos de motor, o, al revés, armadores que tras tener un barco de motor han decidido pasar a disfrutar de la navegación a vela. Es que el mundo de la navegación es muy variado y navegar a motor o navegar a vela comportan dos experiencias totalmente distintas, dos maneras diferentes de disfrutar de ese momento náutico.

Ante toda decisión, para poder asegurarse el tiro, nosotros aconsejamos probar tanto la navegación a motor como la a vela, para así poder tener claras las diferencias que hay y poder optar entre una opción u otra.

Barco a motor

La principal característica de una embarcación a motor es la propulsión, y el indispensable rol que tiene el suministro de combustible. Por supuesto, cuanto más grande sea la eslora del barco y su potencia, más este necesitará combustible y, consecuentemente, más gastará. También necesario, a la hora de emprender navegaciones de largas distancias, es estar al tanto de la necesidad de reportar y de la autonomía del barco.

Otro tema a tener en cuenta es que una embarcación a motor requiere de un mayor mantenimiento y seguimiento para que el estado de este se mantenga siempre perfecto.

En comparación a un barco con velas, gobernar un barco a motor resulta mucho más fácil y práctico, ya que no cuenta con las – aparentemente complicadas – maniobras necesarias para navegar en velero. Tampoco se necesita de un elevado número de tripulantes para su gobierno, que un velero sí podría requerir.

Si escogemos quedarnos con un motor, será necesario reflexionar sobre las rutas que queramos hacer, si de larga o breve duración, teniendo en cuenta la velocidad de nuestra navegación o las condiciones marítimas que podríamos encontrarnos. Deberemos considerar también si se realizarán cruceros diurnos o nocturnos, y por lo tanto si habrá que pasar unas noches a bordo. Además, otro factor muy importante será constituido por la tripulación que queramos en la embarcación (ya que el número de camarotes necesarios se verá afectado). Todo esto, será esencial a la hora de escoger el tipo de casco y la eslora mínima de nuestra embarcación, para que la navegación sea segura en todo momento.

Por lo tanto, la navegación con embarcación a motor parece más adecuada para aquellos navegantes que no quieran perder su tiempo en los desplazamientos, ya que permite que estos sean más rápidos.

Barco a vela

Se podría decir, que está dedicado a aquellos que no tienen ninguna prisa durante la navegación. Si lo comparamos con un barco a motor, esta es la solución perfecta para todos los que relacionen navegar a tranquilidad, tiempo, calma, ya que permite disfrutar de la navegación de manera más relajada.

Aún así, para poder gobernar veleros, se necesita de más horas de práctica, consecuentemente de una mayor preparación técnica y, como ya mencionado anteriormente, de una mayor tripulación en función de la eslora de la embarcación.

Al navegar con velas, hay que tener mucho más en cuenta de la meteorología, siendo este un factor clave principalmente por dos razones: el conocimiento del viento y el tiempo a invertir en cada singladura.

En una embarcación a vela, en comparación con una a motor, no habrá la misma dependencia relacionada con el suministro de combustible. Como muy bien sabréis, los veleros dependen de la fuerza del viento, no obstante esto la mayoría de ellos están equipados de un motor – aunque pequeño – que se utiliza para maniobras como la entrada o la salida del puerto, o bien cuando no se dispone de suficiente viento para poder navegar.

También en el caso de que escojamos un velero, la elección de la eslora tendrá un papel importante (y de aquí se verán implicados los gastos de adquisición, el mantenimiento, etc.). A tener en cuenta también que cuanto mayor sea la eslora de nuestro velero, menor será el movimiento de nuestro barco, mayor será la velocidad y, por supuesto, la comodidad a bordo. Eso sí, cuanto mayor sea la eslora, mayores serán los costes, el amarre, el mantenimiento y todos aquellos factores que una embarcación de grandes dimensiones pueda conllevar. La habitabilidad del barco tiene un rol fundamental para la elección del tipo de velero. Cuanto más espacio, más se verá facilitada la vida a bordo.

Dadas sus comparaciones, ¿tenéis más claro con cuál os quedáis?

Una vez más, desde AlquilerdeBarco.com esperamos que este artículo haya sido de vuestra utilidad para la elección entre barco a motor o barco a vela y…¡nos vemos a bordo!

Categoría: Información

Deja una Respuesta

Your email address will not be published.